¿Qué es Schoenstatt?

Un lugar, una familia, un camino…

Para entender correctamente una obra, es preciso comprender a su arquitecto y las circunstancias externas en las cuales la ha realizado.

Schoenstatt es un lugar



La palabra alemana “Schoenstatt“ se compone de dos partes: “schön“ -que significa lindo, bello- y “statt“, que significa “lugar“.
A 60 kilómetros al sur de Bonn, donde el río Mosela vuelca sus aguas en el Rhin, se halla la vieja ciudad de Coblenza, que remonta sus orígenes al tiempo de las legiones romanas. A 7 kilómetros al norte de Coblenza, sobre la margen oriental del Rhin, se juntan las pintorescas casas del secular pueblito de Vallendar. Junto al mismo, en el pequeño valle, el Padre José Kentenich se desempeñaba, desde 1912, como director espiritual en el Seminario Menor de los Padres Palotinos. Se había propuesto formar, en sus jóvenes educandos, “personalidades recias, libres y sacerdotales“.

En abril de 1914 los jóvenes fundan una Congregación Mariana. En julio de ese año es puesta a su disposición una pequeña capilla, dedicada a San Miguel Arcángel, que estaba abandonada en el valle. En su plática del 18 de octubre, el Padre Kentenich les propone su “secreta idea predilecta“ su “audaz pensamiento“: “quisiera convertir este lugar en un lugar de peregrinación, en un lugar de gracia, para nuestra casa y toda la Provincia alemana y quizás más allá. Todos los que acudan acá para orar deben experimentar la gloria de María… “.
El 18 de octubre de 1943 es bendecido en Nueva Helvecia (Uruguay) la primera réplica del Santuario de Schoenstatt. Desde entonces comienzan a multiplicarse por el mundo los Santuarios filiales, siendo en la actualidad más de 200. (El Santuario Familia de Esperanza, en la ciudad de Santa Ana, en Costa Rica, es el número 203).

Schoenstatt es una familia



Esta supone padre, madre, hijos, hermanos. Un pequeño -y gran- mundo de vínculos personales. Vivencias. Costumbres. Una historia en común. Un ideal, valores, metas.
Schoenstatt tuvo desde el principio una Madre. Aquella Mujer maravillosa que, siendo Madre de Dios, recibió al mismo tiempo la tarea de ser Madre de los hombres: la Virgen María. Ella es reconocida en Schoenstatt como la Fundadora, Reina y Educadora. Con el correr del tiempo fue manifestando sus glorias desde el Santuario. Cientos, miles de hombres pueden dar testimonio de ello. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, y cumplirse los veinticinco años de la fundación de Schoenstatt, escribía el Padre Kentenich: “Todo lo grande y valioso que hemos recibido durante este tiempo, en este santo lugar, está íntimamente ligado con la Madre, Señora y Reina de Schoenstatt. Simplemente Ella es el don que la sabiduría, bondad y omnipotencia divina ha querido regalar, de un modo especial, el 18 de octubre de 1914 a nuestra Familia y, por su intermedio, nuevamente al mundo entero“.
Desde el comienzo hubo en Schoenstatt un Padre, que supo ser instrumento fiel de la Stma. Virgen. Un hombre de metas grandes y claras, un hombre decidido y entregado. Un sacerdote que, conociendo a los suyos, se preocupaba hasta de los ínfimos detalles de cada uno. Al ser nombrado director espiritual reveló su actitud con claridad meridiana: “Me pongo enteramente a su disposición, con todo lo que soy y tengo; con mi saber y mi ignorancia, con mi poder y mi impotencia; pero por sobre todo, les pertenece mi corazón“.
Schoenstatt es y quiere ser una gran familia de hermanos. Una fraternidad que va más allá de los lazos de la carne y de la sangre. Una fraternidad fundada en Cristo y María, que se traduce en una efectiva comunidad de destinos entre todos aquellos que se han incorporado a la alianza de amor del 18 de octubre de 1914.

Schoenstatt es una misión



Un movimiento apostólico, de Iglesia y para la Iglesia. Que busca hacer de cada uno de sus miembros un apóstol en su medio ambiente. Y por eso se insiere en las grandes metas del Concilio Vaticano II, a saber: intensificar el dinamismo apostólico del pueblo de Dios.
De modo particular, Schoenstatt quiere hacerse responsable de la persona y de la misión de la Stma. Virgen María en la Iglesia y en el mundo. En ella contempla la realización del hombre nuevo y de la nueva comunidad. Y el “modelo perfecto de espiritualidad apostólica“, ya que “mientras vivió en este mundo una vida igual a la de los demás, llena de preocupaciones familiares y de trabajos, estaba constantemente unida con su Hijo y cooperó de modo singularísimo a la obra del Salvador“ (cf. Conc. Vat II. Seglares, 4).
Al hacerse responsable, de modo especial, de la misión de la Virgen María, Schoenstatt también se siente vivamente urgido por la misión de la Iglesia en el mundo de hoy. Pues María y la Iglesia son inseparables, siendo la primera modelo eximio y Madre de la segunda. De esto da testimonio la inscripción que el Fundador eligiera como epitafio para su tumba: “Dilexit Ecclesiam“, “Amó a la Iglesia“.

Schoenstatt es un camino



Como la Iglesia, Schoenstatt está siempre en camino, peregrinando hacia el Padre, luchando por su reino en este mundo, hasta que haya «nuevos cielos y nueva tierra» (cf. 2 Pe 3,13)
A medida que avanza en la historia, se esfuerza por ser fiel al primer espíritu, que ve encarnado sobre todo en la persona de su Padre y Fundador. Al mismo tiempo, debe trabajar incansablemente por adaptarse a las diversas personas, culturas, tiempos y circunstancias. Pone particular énfasis en el respeto a la originalidad de cada uno de sus integrantes, de cada grupo o cultura. Trata de enriquecer a cada uno con su historia y su tradición, y al mismo tiempo con el aporte siempre renovado de sus miembros se mantiene en un crecimiento continuo. Ciertamente, este proceso no se da sin tensiones y dificultades. Pero este es el precio que hay que pagar para encarnar un cristianismo que aspire a ser sal de la tierra y luz del mundo.

Schoenstatt en el mundo

El Movimiento Apostólico de Schoenstatt se encuentra en muchos países alrededor del mundo, de esta manera buscamos atraer más corazones a María. Ser Schoenstattiano es algo que se convierte en una parte vital de nuestra vida. Los Santuarios de Schoenstatt son iguales en todo el mundo, no importa en el lugar que uno esté, cada vez que se visita un santuario uno se siente como en casa.