Guardianes del Santuario

Esta comisión es de índole pastoral, y da acogida, al peregrino que visita el Santuario, los que van de paso y son potenciales aliados de la Mater. En el Movimiento de Schoenstatt la “alianza” es la renovación de las promesas bautismales y es el primer paso para descubrir la misión que Dios Padre tiene para nosotros.

No es un grupo de oración, no es un grupo de adoración, no es estar dentro del Santuario, sino acoger afuera, al que llega por primera vez guiarlo, al Santuario, a la librería, a la casa del Movimiento, darle a conocer con delicadeza lo que es y ofrece Schoenstatt, es pastoral de patio (literalmente en el jardín) de estar atento a ver quién llega, ser los brazos extendidos de la Mater.

La tarea consiste en dar un pequeño recorrido por el lugar, que los visitantes conozcan, un poco sobre el Movimiento de Schoenstatt, del Padre fundador, el Padre José Kentenich, los principios de la pedagogía y como se forja cada día una nueva comunidad, mientras recorren los diferentes salones, explicarles la organización de grupos de vida, las Ramas: señoras, hombres, juventudes y profesionales, matrimonios. Lo más importante, llevarlos al Santuario y hablarles de las gracias que brotan de allí y explicarles cómo entregar en “los papelitos del Santuario”, sus peticiones, agradecimientos y/u ofrecimientos y luego depositarlo en el ánfora y entregarlos a la Virgen como contribuciones al capital de Gracias.
En un rincón del Santuario les explican como esa imagen del san José dormido también está esperando sus intenciones y que él en su sueño intercede por aquellos que vienen con devoción a pedir por una necesidad especial.