Eventos en enero 2023

Virgen Peregrina Auxiliar sale a las comunidades
octubre 5, 2021
6 de Octubre de 2021
octubre 6, 2021

La juventud:
inocencia y anhelo por crecer al lado de Dios y de la Mater

Por: Mariana Gaspar Hulbert, Coordinadora de Apóstoles de María del Oeste

La importancia de cultivar los valores de las Apóstoles de María en Schoenstatt

Treinta y tres Apóstoles de María se reunieron en el Santuario de Schoenstatt Familia de Esperanza, ubicado en Santa Ana, San José, Costa Rica.

La juventud es el futuro del Movimiento, la juventud carga una inocencia y un anhelo por crecer al lado de Dios y de la Mater, su importancia trasciende en que las nuevas generaciones sigan creciendo con los valores de Schoenstatt, es un período de formación, de constante curiosidad y crecimiento; ellas son agentes de cambio y debemos darles la oportunidad y las herramientas para que puedan explorar su crecimiento espiritual.

Los padres y madres de familia comparten con las dirigente el gran interés de las chicas, quienes esperan los viernes de Apóstoles, con el anhelo de llegar al Santuario y compartir con las otras niñas sus valores y ver como desarrollan un sentido de pertenencia.

Manto, alegría, servicio, autenticidad, pureza y amistad


Los valores que exploran las Apóstoles de María son: el manto (protección de la Mater), el servicio, la alegría, la autenticidad, la amistad y la pureza; el cultivo de estos valores forma a las niñas de una manera integral y provoca en ellas el deseo de ser un reflejo de la Mater.

Aportar como dirigentes al desarrollo personal como lo compartió nuestra asesora de la juventud femenina, Maricruz García, “es una forma de tender lazos para ser una familia de esperanza, donde todos cabemos y somos importantes”. Debemos darle la atención necesaria a la juventud, mostrarles que son importantes y que son fundamentales para el Movimiento.

Así también el Padre Kentenich decía “la juventud es fuego, la juventud es ardor”.

Conquistando el Santuario Habitación


El propósito de esta jornada de vinculación fue unir a los grupos bajo los valores fundamentales de las Apóstoles, a causa de la pandemia cuesta motivar y encender el fuego del padre en ellas. Hicieron juegos para conocerse, construyeron su vasija para aportar al Capital de Gracias con el objetivo de que cada una construya su Santuario Habitación; además, jugaron una trivia interactiva con todos los temas de Apóstoles de María para repasar conocimientos.

La alegría resonó en los ojos de las chicas y se fueron con esperanza de llegar conquistar su Santuario Habitación. Al final de la jornada, 10 de las 16 chicas que participaron, pasaron de Apóstoles a Aliadas (el grupo de juventud que está orientado para chicas entre 13-18 años). Las despedieron dándoles un reconocimiento y un agradecimiento por confiar en sus dirigentes para el inicio de su formación.

Sus dirigente piden de corazón a toda la familia de Schoenstatt a apoyar a la juventud y ser conscientes de su importancia.