¡Hija Yo no te olvido!

18 de Agosto de 2021
agosto 18, 2021
Encuentro diocesano en el Santuario
agosto 19, 2021

Dos jornadas de retiro espiritual

El aforo se llenó rápidamente para la fecha convocada y eso las entusiasmó mucho más a organizar una segunda parte para que todas las integrantes puedan vivir este encuentro siguiendo los protocolos de sanidad por el bien común.

Cuando algo se graba con mucha fuerza en el corazón, no se borra nunca, marca la vida, marca las acciones y los pensamientos.

“Porque amadas, perdonadas”



Iniciaron la mañana reflexionando acerca de la Imagen de Dios. A través de dinámicas fueron descubriendo aquello que Dios no es lo que muchas veces tenemos en nuestro interior como cierto. Al mismo tiempo fueron afirmando los conceptos que Sí responden a una imagen sana y correcta de Dios. Luego el Padre José Luis, les habló del pecado, de la culpa, del perdón de Dios, a través de una charla que tituló “Porque amadas, perdonadas”. Ambos días, el Padre celebró la misa…¡no podía faltar la Eucaristía!
Después de meses difíciles, donde la intimidad con Dios y la Mater estaban muy limitados, Dilecta Filia fue ese reencuentro y una contestación a muchas de mis oraciones. En este retiro Dios me recordó de la manera más amorosa que no estoy sola, y nunca lo estaré, soy su hija amada. En cada área de mi vida pude encontrar paz y tranquilidad, pues sentí su guía en decisiones que tenía pendientes. Me alegró muchísimo ver a jóvenes llenas de Él, inspirando a creceer en la fe y a enamorarnos más.

Marian Chaves Zárate
A través de dinámicas y juegos, compartieron, disfrutaron y profundizaron hasta que llegó el final de la tarde, y el final de la jornada que cerraron con broche de oro con un rato de Adoración, donde entregaron a Dios todo lo vivido y sus propósitos para seguir trabajando.

La decoración y cada regalito que se ofreció reflejó el cariño y dedicación con que se prepararó la actividad. Este espacio hizo sentir de muchas formas el amor que Dios y la Mater tienen por cada una de las chicas universitarias.

Hija amada, un sentimiento que cambió mi vida por completo. Al pensar en esta frase, siempre visualizo la imagen que pintó Maricruz de una muchacha siendo abrazada por Jesús. Esa muchacha soy yo, sos vos, somos todas.

Por otro lado, las diferentes dinámicas que hicimos me permitieron conocer nuevas chicas y fortalecer mi amistad con las de mi grupo de vida. Era la primera vez que nos veíamos en persona y generamos una conexión tan bonita, que días después organizamos una vinculación para reencontrarnos.


Verónica Arias Alpizar.
¡Hija Yo no te olvido!
Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Al utilizar este sitio web usted acepta nuestra Política de Privacidad.