Campaña de la Virgen Peregrina de Schoenstatt Costa Rica


La Virgen Peregrina de Schoenstatt inició su peregrinación en Costa Rica, en 1990 cuando fue traída una imagen desde Panamá y en 1994 una imagen de Argentina.

En 1995 traen una de Ecuador y con esta imagen las misioneras deciden reunirse en la Iglesia del Perpetuo Socorro, tomando un gran auge, donde la Campaña ha seguido creciendo por toda Costa Rica.

 

 

 

Actualmente tenemos en Costa Rica cerca de 500 imágenes. Son más de 5.000 familias que reciben la imagen de la Virgen Peregrina.

En Costa Rica tenemos la Virgen Peregrina de: Familia, Enfermos, Mujeres embarazadas y Bebés, la de Niños, de la Juventud y del trabajo.

 

Charlas de introducción:

Todas las personas que deseen ser misioneras deben recibir una charla introductoria para poder así peregrinar la Virgen y conocer toda la Pedagogía de esta campaña. Iniciada por el Siervo de Dios Joao Pozzobon, posteriormente se le entrega la imagen en una ceremonia de envío, durante la Santa Eucaristía. La ceremonia de envío se realiza en nuestro Santuario Hogar de la Casa del Movimiento en Santa Ana.. El misionero es responsable de la imagen, y es el responsable de llevarla de casa en casa. Los misioneros deben tener una vida ordenada y se comprometen a cuidar la imagen.

 

 

A los misioneros se les invita a que asistan con su Virgen Peregrina todos los 18 de cada mes, para que juntos compartamos la Santa Eucaristía. Actualmente en Costa Rica la peregrinamos en todo el país. Se realizan misas cada 18 en las  siguientes Parroquias:

  • Parroquia del Perpetuo Socorro, San José, entronizada la Mater
  • Parroquia de Santa Lucía, en Barva de Heredia, entronizada la Mater
  • Capilla de San José, Concepción de Tres Ríos, entronizada la Mater
  • Capilla San Martín, Sardinal, Guanacaste, entronizada la Mater

 

 

Las imágenes que tenemos y la forma como las peregrinamos es la siguiente;

 

Familia:

Una misionera(o) la peregrina con nueve familias más, (además de la suya) que la tendrán en sus casa durante tres días. En total son 10 familias que la reciben siempre una vez al mes

 

Enfermos:

Una misionera(o) la peregrina, llevándola a los enfermos, es para personas que tienen una enfermedad grave, o bien que vayan a tener una operación peligrosa o de alto riesgo. Se recomienda dejarla al enfermo en su casa 7 días.

 

Mujeres Embarazadas y Bebés:

Una misionera(o) se encarga de peregrinarla en mujeres embarazadas de alto riesgo, en peligro de aborto y en bebés menores de dos años. Se recomienda que la tengan en su casa por 9 días.

 

La de niños:

Se peregrina en escuelas primarias, en los grupos de clases o en grupos de catequesis de Primera Comunión. Una misionera(o), que es la maestra o la responsable de la catequesis se encarga de peregrinarla con diez niños, para que la reciban de dos a tres veces al año. Los niños se la llevan a su casa, por una semana.

 

La del trabajo:

Se peregrina en los trabajos, un misionero(a) se encarga de peregrinarla entre 12 compañeros de su trabajo, llevándola a sus casas de la siguiente manera; de lunes a miércoles uno compañero, de miércoles a viernes otro, y de viernes a lunes otro compañero, hasta completar los doce empleados, y luego inician de nuevo.

 

Grupos de la familia de Schoenstatt:

Una imagen de la Mater se peregrina en grupos de la Rama de Familias. Estos grupos la peregrinan entre sus miembros. Una vez que concluye la reunión de grupo una familia se lleva la imagen de la Mater a su casa, así las familias van recibiendo la imagen y le dan un lugar de honor por el periodo de tiempo que Ella esté de visita en ese hogar. El monitor o jefe de grupo hace la función de misionero y velará que la Mater peregrine entre las familias que forman ese grupo. De esta manera los matrimonios involucran al resto de la familia a velar y cuidar a la Mater mientras esté de visita en sus hogares. Se ha visto cómo los hijos más pequeños se entusiasman incluso los hijos ya adolescentes rezan en familia y hacen ofrecimientos. Es una actividad de la Familia. Incluso se invita a otros miembros de la familia extendida a compartir esta vivencia. Muchas de estas familias se han hecho Misioneros y han entusiasmado a familiares, amigos y vecinos para que reciban la Virgen Peregrina.

 

En Costa Rica se ha logrado que la Virgen Peregrina llegue a muchos rincones del país, de todos los extractos sociales, a hogares que experimentan las tres gracias especiales que nos regala la Mater. Familias que antes no lograban rezar en familia, o simplemente no lo hacían, ahora si lo hacen. Hogares con padres alcohólicos o padres agresores que ahora viven en paz.

 

En muchos hogares, hospitales, escuelas y empresas ahora se reza el rosario alrededor de la Virgen Peregrina, donde derrama sus gracias especiales, y han conocido el amor de Dios por medio de la Mater, nuestra Madre Santísima.

 

En barrios, donde las personas no se conocían, ahora viven en una verdadera comunidad y peregrinando la Virgen de casa en casa.

 

Si deseas ser misionero de la Campaña de la Virgen de Schoenstatt puedes escribirnos al correo: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ELLA ES LA GRAN MISIONERA...

ELLA OBRARÁ MILAGROS...

Agenda


miniagenda

ORACIÓN

15 de Sept. 1968 - 15 de Sept. 2018

 

Padre y Dios nuestro, gracias por regalarnos en el Padre Kentenich un padre y profeta, testimonio vivo del Evangelio para nuestro tiempo, encendido por el Espíritu Santo.

¡Danos de su fuego y de su espíritu de fundador! Regálanos su amor ardiente a ti, a tu Hijo Jesús y a María. Haz que su carisma esté tan vivo en nosotros, que podamos plasmar el futuro de la Iglesia y la sociedad.

 

Su visión sea nuestra visión:
que en la fuerza de la Alianza de Amor surja un mundo nuevo, y dondequiera que vivamos y actuemos, podamos gestar una cultura de alianza.

 

Querido Padre Dios, te pedimos:
incorpora al Padre Kentenich en el círculo de los santos reconocidos por la Iglesia. Ábrele puertas a él y a su misión, para que conduzca a muchos a tu corazón, plenitud de vida.

 

Te lo pedimos unidos a María, nuestra Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt, por Cristo nuestro Señor. Amén.