Los Madrugadores


madrugadores logoMadrugadores inicia Costa Rica el 6 de Agosto del 2007, después de esa fecha se han iniciado más comunidades.

Actualmente hay 13 comunidades como San Rafael de Escazú, Loreto, Betania, Frailes, San Antonio, San Joaquín de Flores, Barba de Heredia, Desamparados, en la Iglesia de Pavas, y San Miguel.


En algunas comunidades se reúnen los primeros y terceros sábados de cada mes.  Otras sus reuniones son los días lunes de por medio o cada quince días.  Otros los martes cada 15, otros los 2dos y 4tos sábados de cada mes.

Esta es una reunión de vida pensada  y dirigida para y por varones.  
No son muchos los grupos de hombres que existen en nuestra Iglesia y que son sólo para varones. Hay una que otra iniciativa en este sentido, pero el hombre, en general es el gran ausente en el quehacer de nuestra Iglesia.

 

Comunidades de Madrugadores / Costa Rica

En el documento adjunto encontrara la información de las 13 comunidades de Madrugadores que se reúnen en nuestro país PDF.

 

madrugadores image

En Rancagua, Chile, en 1989, surgieron, junto con la bendición del santuario de Schoenstatt de la Madre tres veces Admirable (la Mater) los Madrugadores, iniciativa laical llevada a cabo por hombres y que tiene como finalidad convocar sólo a varones. Surge de laicos, crece sobre los hombros de laicos. Mejor dicho, surge del Espíritu Santo y laicos son los instrumentos que se hacen responsables de ella.

La perseverancia y fidelidad de los primeros a una actividad muy sencilla, madrugar para rezar en el santuario sábado por medio muy temprano de mañana tuvo una fecundidad insospechada e inesperada, sólo explicable y entendible a la luz de una irrupción de la gracia de Dios.

madrugadores image2


RESEÑA HISTORICA
Para saber qué es un grupo humano, un país o un pueblo, hay que mirar siempre a su historia. Como surgió, cuales son las fuerzas motrices que hay por delante. Por eso es importante mirar la historia, no sólo para saber curiosamente qué pasó, sino para entender qué somos.


1.  ¿De qué deseos y anhelos surge esta fundación?
Surge de un deseo de tener un encuentro más personal con la Sma. Virgen y Dios; darse la posibilidad de momentos de oración profunda, de paz con uno mismo, en un horario, aunque sacrificado pero factible de cumplir con mínimas obligaciones; mínimos compromisos; con una participación individual (sin señora); con un cultivo de amistades; con Eucaristías cuando las hay, concentradas y hondas. Es la sana búsqueda de un momento en que uno sea uno mismo, y se relacione con Dios en tanto cuanto varón.
Hay un deseo de estar con el Señor y la Mater, de hacer guardia y compañía. De estar con ellos, cuando todos duermen.


2.  Impronta mariana
Al surgir en torno a un Santuario de María, nace con una impronta mariana y pentecostal. Varones con María implorando el Espíritu Santo. Hay una clara vocación cenacular en esta fundación.
Lo mariano no es accesorio ni accidental. Es la forma de vivir el cristianismo, un cristianismo orgánico e integral: que se hace entendible cuando contemplamos y asumimos al Cristo total: Dios y hombre, Hijo eterno del Padre, pero Hijo en el tiempo de María. La maternidad de María nos recuerda que Jesús es hombre, igual a nosotros en todo menos en el pecado. La paternidad de Dios en lo eterno nos recuerda que es Dios.


3.  Comienzos lentos, pero después un alud
La fundación como todas las cosas del reino es silenciosa, pasan nueve años y solo los de Rancagua madrugan, responsabilizándose porque haya oración y adoración en el santuario consagrado a la veneración de la Virgen. Luego vienen los de Curicó, San Fernando y después los de Bellavista en Santiago, y de ahí, como un alud incontenible, van apareciendo los Madrugadores en torno a los santuarios de Schoenstatt, y luego en parroquias, capillas, colegios católicos, y no sólo en Chile, sino que también en el extranjero.
Al comienzo son sólo schoenstattianos, pero luego llegan hombres de todas partes, diferentes movimientos y sensibilidades, distintos grados de pertenencia a la Iglesia, diferentes situaciones familiares y de comunión con la Iglesia.


¿QUE NOS HA DICHO DIOS EN NUESTRA HISTORIA?
1.  Los Madrugadores surgieron de la Familia de Schoenstatt pero no son excluyentes
Llevamos la impronta de nuestro origen: lo mariano, el Dios de la vida, la impronta de un cristianismo orgánico para el siglo XXI. No podemos negarlo. Ese es nuestro origen y es un gran regalo de Dios.

Nuestra tarea es estar al servicio de todos los varones católicos que deseen participar, y en estricto rigor, para los que son schoenstattianos esta es una forma original de realización del tercer fin de Schoenstatt que es luchar por la unidad de las fuerzas apostólicas de la Iglesia, por la así llamada Confederación Apostólica Universal (CAU).

El Señor nos dice: no pierdan jamás este carisma de unidad para la Iglesia y por eso tengan las puertas abiertas para todas las personas de buena voluntad de los movimientos, parroquias, colegios y comunidades cristianas.


2.  Los Madrugadores son un lugar de acogida amplia
El Señor también nos ha dicho en nuestra historia que seamos un lugar de acogida amplia. Cualquier persona, cualquiera sea el grado de comunión que esté con la Iglesia, puede participar. Cualquier persona de cualquier nivel cultural, so-cio-económico, o de cualquier sensibilidad política debe sentirse en casa entre nosotros. Somos pluri clasistas, pluripartidistas, amplios como la Iglesia misma.

Queremos ser un lugar en que las personas experimenten los brazos misericordiosos de María, Madre y modelo de la Iglesia para todos sus hijos: los sanos y los un poco enfermos, los más cercanos y los más alejados. El Señor nos dice: que en ustedes todos mis hijos se sientan acogidos cualquiera sea su historia. Esto es parte de nuestro carisma de unidad.


3.  Los Madrugadores son una comunidad orante, fraterna, comunitaria
El Señor nos ha dicho en nuestra historia, que somos una comunidad orante. Nos reunimos para alabar y adorar al Dios Uno y Trino y para cantar las alabanzas de todas las generaciones a la Madre de Jesús. Lo hacemos al amanecer, porque las mañanas son momentos de esperanza, y queremos con este gesto decirle al mundo: aún hay hombres que oran, aún hay hombres que creen en Dios y en su Hijo Jesucristo, aún hay hombres que no temen ponerse de rodillas como niños delante de Dios. Somos un signo de que el mundo sobrenatural, es real, que Dios está presente siempre y es un Dios vivo.


4.  Los Madrugadores son una Obra de Dios
El Señor nos ha dicho en nuestra historia, especialmente por la ley de la resultante creadora, debido al enorme crecimiento, que somos Obra de Dios. Después de más de 22 fecundos años, podemos estar seguros que Dios quería que existieran los Madrugadores. De eso no hay duda. Los resultados son muy superiores a las pobres fuerzas y esfuerzos humanos puestos en acción.

Aquí hay una irrupción del Espíritu Santo, que sabe donde quiere llevarnos, pero que nosotros ni sospechamos adonde nos llevará. Si el Señor está con nosotros, ¿quien podrá contra nosotros?


ASPECTOS FUNDAMENTALES
En los últimos años los Madrugadores a través de los encuentros anuales y en los encuentros de delegados de comunidades han ido profundizando su identidad, expresada en los rasgos centrales y en su misión, reconociendo en ello la invitación que Dios les hace a ser fieles al encargo y tareas que les muestra en el diario acontecer, en la Iglesia y en la sociedad.

RASGOS CENTRALES
1.  Lugar de gracias
Los Madrugadores se reúnen en los santuarios de la Madre tres veces Admirable de Schoenstatt, ermitas, capillas o sedes parroquiales.

2.  Varones
Los Madrugadores se reúnen con plena conciencia de su ser varonil, lo que los une especialmente a Cristo. En algunas comunidades hay vínculos especiales a San José, San Francisco, P. Alberto Hurtado, Mario Hiriart, P. José Kentenich.


3.  Oración
El momento de oración tiene rasgos eucarísticos –Liturgia de la palabra, Liturgia de comunión, Adoración al Santísimo, Eucaristía– expresión de la profunda unión a Jesús y a la Sma. Virgen.


4.  Periodicidad
Los Madrugadores se reúnen cada 2 semanas los días sábado, a las 07.00 hrs.


5.  Madrugada
El “madrugar” constituye un rasgo espiritual del Madrugador. Es un hombre que está mirando el mañana de la historia y que quiere adelantarlo en su propia vida.


6.  Comunidad
El Madrugador gusta de la comunidad, en ella vive y goza. La comunidad de corazones favorece su crecimiento espiritual y se manifiesta alegre y fraternalmente en la convivencia con sus hermanos.


7.  Originalidades
El Madrugador acoge a sus hermanos con generosidad y respeta las originalidades de cada uno y de las comunidades en particular.

8.  Apertura a proyectos
Las comunidades, según su originalidad y respetando las vocaciones personales de sus integrantes, asumen proyectos o tareas apostólicas, en los distintos campos de acción en que se desenvuelve como miembro de la Iglesia y la sociedad.


LA MISIÓN DEL MADRUGADOR

Promover e impulsar fraternal y alegremente el vínculo con Dios, Cristo y María, el fortalecimiento y conquista de la santidad de la vida diaria y el empeño apostólico por transformar Cristianamente el mundo, como instrumentos marianos, a través de encuentros varoniles de oración y Eucaristía de madrugada en santuarios, ermitas e iglesias.

Agenda


miniagenda

ORACIÓN

15 de Sept. 1968 - 15 de Sept. 2018

 

Padre y Dios nuestro, gracias por regalarnos en el Padre Kentenich un padre y profeta, testimonio vivo del Evangelio para nuestro tiempo, encendido por el Espíritu Santo.

¡Danos de su fuego y de su espíritu de fundador! Regálanos su amor ardiente a ti, a tu Hijo Jesús y a María. Haz que su carisma esté tan vivo en nosotros, que podamos plasmar el futuro de la Iglesia y la sociedad.

 

Su visión sea nuestra visión:
que en la fuerza de la Alianza de Amor surja un mundo nuevo, y dondequiera que vivamos y actuemos, podamos gestar una cultura de alianza.

 

Querido Padre Dios, te pedimos:
incorpora al Padre Kentenich en el círculo de los santos reconocidos por la Iglesia. Ábrele puertas a él y a su misión, para que conduzca a muchos a tu corazón, plenitud de vida.

 

Te lo pedimos unidos a María, nuestra Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt, por Cristo nuestro Señor. Amén.